Un implante dental es un anclaje sustitutivo de la raíz dentaria de un material aloplástico (sintético) y biocompatible realizado en titanio que se aplica de forma quirúrgica sobre el hueso con la finalidad de servir como base de la prótesis posterior para rehabilitar la ausencia dental. Este ha sido sometido a un tratamiento espacial en su superficie para garantizar la osteointegración (unión) entre él y el hueso.

Se distinguen tres partes principales en la pieza restaurada con un implante dental: el tornillo (el implante en si), el conector y la corona sobre implante (la que da la funcionalidad y estética).

Estos, a diferencia de las prótesis convencionales, proporcionan más fijación y, por lo tanto, mucha más comodidad para el paciente. Sin dañar los dientes adyacentes.

Existe una multitud de tipos de implantes, dependiendo del diámetro, la longitud, la superficie del material, entre otras tipologías.  Las coronas sobre los implantes realizadas de manera individualizada para cada paciente, pueden estar cementadas (de forma fija) o atornilladas (de forma fija pero con la posibilidad de removerse, si se desea). 

¿CUÁLES SON LAS FASES DEL TRATAMIENTO DE IMPLANTOLOGÍA DENTAL?

El tratamiento de implantología dental se realiza de forma individualizada para cada paciente por lo que debe realizarse un diagnóstico preciso para poder abordar el mejor tratamiento posible al paciente.

  1. Fase de estudio.- En esta etapa se realiza una exploración personalizada usando, si es necesario, pruebas complementarias que son de ayuda para el diagnóstico y analizar el hueso de forma previa, como son las radiografías o los TC (tomografía computarizada) en ocasiones realizamos también un escaneo previo de a boca.  Una vez realizadas estas pruebas complementarias, en CDDIB planificamos la localización ideal de los implantes que vamos a colocar mediante aplicaciones informáticas, de manera que cuando realizamos la cirugía conocemos perfectamente la anatomía que nos encontraremos.
  2. Fase de colocación del implante.- La fase quirúrgica se centra en esta etapa. Se realiza una intervención quirúrgica y mediante anestesia local se procede a la colocación del implante. Después debemos esperar entre 3 y 6 meses (dependiendo del caso) para que el implante se osteointegre de forma adecuada para evitar su movilidad.  En  ocasiones, dependiendo fundamentalmente de las necesidades estéticas, el tiempo de espera se acorta y el mismo día en que colocamos el implante se coloca también la corona (provisional) para que el paciente no se vea en ningún momento sin diente.
  3. Fase de colocación de la corona sobre implante.- Clásicamente Durante esta fase se realizan una serie de medidas para elaborar la corona que irá cementada o atornillada sobre el implante dental donde posteriormente será colocada, sin embargo, en CDDIB hemos pasado de las molestas impresiones de la boca al uso del escáner intraoral, de manera que la prótesis será mucho más precisa y el proceso mucho más cómodo para el paciente. Es importante destacar las visitas de control para visualizar la buena rehabilitación. 

La implantología dental ha sido un gran avance en la odontología ya que permite recuperar la función dental perdida y la estética mediante la colocación de un implante dental que sustituye a casi a la perfección al diente anterior.