DISEÑO DE SONRISAS

La sonrisa es una parte esencial de nuestra imagen de cara a otras personas. Es muy común que las personas miren las bocas durante una conversación, y una sonrisa cuidada puede influir positivamente en la persona que tenemos delante. Además, la sonrisa es especialmente importante en algunas profesiones (modelos, presentadores, azafatas, etc.) en las que puede considerarse como una herramienta de trabajo.

El Diseño Digital de Sonrisas le permitirá ver cómo quedará su sonrisa antes de empezar el tratamiento.

El DSD es lo último en procesos digitales para estética dental que permite, literalmente, diseñar la sonrisa de una persona. Para tener en cuenta las características faciales y dentales, primero se toman fotografías y vídeos de la boca. Una vez realizado este proceso, estas imágenes se introducen en un programa que las convierte en parámetros modificables. A partir de ahí, se «diseña» el contorno de la sonrisa ideal y se obtienen los tratamientos necesarios para conseguirla.

Una de las grandes ventajas que ofrece el DSD es que podrá ver cómo quedará su sonrisa (mediante tecnología 3D), por lo que se podrán hacer los retoques que se estimen oportunos antes de empezar el tratamiento. Este proceso nos ayuda a mejorar y estar a la última en estética dental, ortodoncia invisible e implantes dentales.

Gracias al Diseño Digital de Sonrisas se puede mejorar tanto la planificación del tratamiento estético como el resultado final, lo cual le ayudará a conseguir exactamente la sonrisa que desea.

BLANQUEAMIENTO

El blanqueamiento dental permite corregir el aspecto antiestético de los dientes manchados o amarillentos, dando como resultado unos dientes más blancos y brillantes.

El desgaste normal por el paso de los años, hábitos como fumar o tomar café en exceso, los alimentos con colorantes, algunos antibióticos o una higiene inadecuada pueden provocar que aparezcan manchas en los dientes, tonos de color o pérdida de brillo a largo plazo.

​Existen varios tipos de blanqueamiento.

Blanqueamiento en casa: Consiste en la aplicación de un gel de peróxido de hidrógeno en unas cubetas​ personalizadas para cada paciente.

Blanqueamiento en clínica activado por lámpara: Para acelerar el proceso de blanqueamiento en la clínica se aplica el gel blanqueador en los dientes y aplicaremos luz para que el blanqueamiento haga efecto más rápidamente.

Blanqueamiento de dientes no vitales: cuando un diente está mas oscuro porque está endodonciado se aplica el blanqueamiento directamente en el interior de la pieza para conseguir que se ponga del mismo color que el resto.

CARILLAS

Las carillas dentales son uno de los tratamientos con mayor demanda dentro de la especialidad de Odontología Estética, y no es de extrañar, pues permite mejorar sustancialmente el aspecto de los dientes de forma muy rápida y eficaz. 

De este modo, la persona no necesita someterse a un tratamiento que requiera más tiempo y consigue la estética dental que desea tener. 

Las carillas dentales son unas finas láminas de porcelana o composite que se adhieren a la cara visible del diente para mejorar su aspecto estético.

Debido a su finalidad estética, estas láminas se colocan en la cara vestibular de los dientes frontales, por ser los más visibles cuando sonreímos.

Por tanto, su objetivo no es el de mejorar la funcionalidad de las piezas dentales, solo el de darles un aspecto más armónico.

Por tanto, las carillas dentales se utilizan para corregir defectos tan comunes como los dientes torcidos, rotos, separados (diastemas)con manchas, irregulares o desgastados.

Por ejemplo, las carillas estéticas pueden ser una alternativa a la ortodoncia en caso de que una persona quiera cambiar levemente la forma de sus dientes. 

También pueden resultar muy eficaces en dientes que se han calcificado u oscurecido tras haberse sometido a una endodoncia.  En estos casos, el diente únicamente recuperaría su color mediante un blanqueamiento interno. 

Carillas de Porcelana o Cerámica

Ultrafinas

Son las que más calidad y duración ofrecen. Es por ello que es el material que cuenta con más demanda en nuestra clínica dental. 

La resistencia de las carillas ultrafinas se debe a la porcelana inyectada que se emplea para su confección. 

Estas láminas tienen un grosor similar al de una lentilla, oscilando su espesor entre los 0,3 y 1milímetros, por lo que como norma general no es necesario limar ni alterar la forma del diente natural. 

En función de cómo sea la pieza sobre la que va colocada la carilla, quizá se requiere un mínimo contorneado de la misma, aunque no en todos los casos.

Además, nuestros dentistas se sirven de un escáner en 3D con el que se obtiene una muestra virtual de la boca de la persona. 

Así, en caso de rotura o complicación, los protésicos que trabajan en el laboratorio dental pueden volver a confeccionar una carilla sin que el paciente tenga la necesidad de desplazarse de nuevo a la clínica. 

Composite

Las carillas de composite también ofrecen un buen resultado estético para la cavidad oral del paciente, pero el material con el que están elaboradas hace que sean menos duraderas que las de porcelana.

Por este motivo, nuestros especialistas recomiendan las carillas de composite en dos casos muy concretos: cuando la corrección es especialmente sencilla o cuando el pacientes es muy joven.

GINGIVECTOMÍA Y/O ALARGAMIENTO CORONARIO

La estética de la sonrisa no depende sólo de los dientes del individuo, sino que también juegan un papel muy importante los tejidos blandos, es decir, la encía.

Hay personas que por determinadas razones enseñan muy poco diente en su sonrisa, bien por tener dientes pequeños, bien porque la encía cubre parcialmente al diente y no se muestra en su totalidad, bien por la acción de determinados medicamentos, bien porque el labio se eleva demasiado al reir y enseña mucha encía (sonrisa gingival o alta), etc… 

En algunos de estos casos en los que se ve demasiada encía y poco diente, es posible el eliminar parte de la encía que cubre al diente y exponer mayor cantidad dental, con lo que la estética mejora de forma importante. 

Hay dos técnicas quirúrgicas sencillas que permiten solucionar este problema:

Gingivectomía


Cuando el problema es que existe un exceso de encía, como ocurre como efecto secundario de algunos fármacos como determinados antiepilépticos o antihipertensivos, se puede recortar simplemente el exceso de encía con lo que con una cirugía simple y rápida se consigue un efecto espectacular en muy poco tiempo.

Alargamiento Coronario


En otras ocasiones, el problema no es sólo de encía sino también del hueso subyacente, por lo que en estos casos, además de recortar la encía habrá que eliminar una pequeña porción del hueso para evitar la recidiva del problema. En estos casos, si existe una encía abultada, es posible recontornear el hueso y conseguir una encía mucho más estética y armoniosa.